lunes, marzo 31, 2014

Te has marchado

Parece increíble que la luna y el mar han emigrado de mi mundo, luego de haberme sentido la única estrella de un anochecer sin igual. Tu te has marchado, sin mirar atrás.

Se han ido tus ojos, tus labios, tus palabras… Tu cuerpo, tus besos, tu fuego –que tan míos aún siento- serán de otra en este momento, como ayer fueron de la realidad de mis sueños.

Las caricias que me entregaste serán siempre mías ¡siempre!. No así las promesas de amor eterno. Con tu renuncio, ellas, desacreditadas murieron.

Tengo fe que algún alba el dolor será nostalgia, después la nostalgia se hará recuerdo y luego el recuerdo será un bocado más del correr antojadizo del tiempo. No porque lo quiera, es porque tu quisiste el olvido para nuestra quimera.

Y me pregunto… ¿qué harás cuando lleno de estragos necesites solo caricias para sanar? y ¿donde estaré cuando tu reconozcas esta verdad y añores con énfasis mi austeridad de entregar simplemente dulzura, sintiéndonos del amor, unidos y cómplices?

Tal vez suceda el milagro y tenga todas las respuestas cuando la luna y el mar se cuestionen su claustro emocional… y vuelvan aquí a brillar en paz infinita… luego que tu recuerdo muera sin alimento, en los espacios vacíos de mi memoria.

Yo no quería esto para nosotros. Al contrario, quería estar contigo hasta que la muerte nos llevara a la eternidad, pero tú, sin mirar atrás, te has marchado. Eres tú el que, sin miramiento, me ha abandonado.


P-Car