lunes, diciembre 31, 2012

CORAZÓN GITANO

Llévate el carmín de mis pensamientos
ente de carne, deseo y travesías de grana
porque por ti es la viudez de mis besos
sentenciados, inocentes o perversos…
que desvanecieron en sepulcral silencio
al preñarse cada alba en tu mirada garza

Lejos de mi, con mi vid en tus venas…
¡vete! que por una luna junto a tu cuerpo
cuento lento, cien plenilunios desérticos
en que mi congoja añora con fe tu regazo
y el escrutinio cierto de tus sentimientos
que rudo sujetas en tu corazón gitano

Seré del sol, del viento, del tiempo
quizás también de otros brazos buenos
y escribiré en el preludio de mi otra vida
la esperanza que murió entre lirios de mirra
con que llenaste la barca hacia el ocaso
donde cambiaste tu piel, por el alma mía


P-Car

domingo, diciembre 30, 2012

En el umbral del 2013

Amigos, a pocas horas de terminar este año, les deseo de todo corazón tengan una linda y entretenida bienvenida del nuevo año, ciclo durante el cual espero sientan y les sucedan las mejores cosas de sus vidas. Porque me gustaría y si Dios lo permite, seguiremos unidos a través de las letras que con tanto cariño creamos y compartimos. Aprovecho de darles las gracias por su apoyo y amistad. Hoy los invito a conocer e internarse en mi última prosa "A veces..."
Un abrazo fuerte para todos y créanme que son parte importante de mi día a día y de mi breve pero intensa trayectoria en esta forma de arte que me llena el alma.
Paty 


¡Brindemos por la vida y por la poesía!


A VECES...


A veces… deseo me busques, como la luz a la aurora y allí, en el origen de la alborada, poseas mi alma con tu alma, mi piel con tu piel, posando de lleno tus venas palpitantes en los senderos más agrestes y nocturnos de mi cuerpo, hasta escuchar ese gemido que corrompe pudores, desde la cavidad más honda de las entrañas. Y ser para ti, el misterio del silencio capturando al silencio hasta hacerte gritar en total desenfreno.
Y es que a veces, miro triste la lluvia, la luna y la ensenada, sin el madrigal de tus besos, esos besos infinitos de tus labios eternos, donde mi boca succionó la miel del corazón que aloja en la noche de tu pecho. Y es que extraño tanto tu mirada enamorada de mi, de mis ansias, de la vida y de la palabra azar del destino… con esos ojos tuyos robados al cielo el día que naciste, cuando descansaban las estrellas con el canto de los jilgueros.
Si, y es que a veces quiero ser las olas y la quietud del mar que contenga el agua más pura… y ser la absoluta libertad de tu entrañable piel desnuda… porque quisiera poder tenerte, cuidarte, comprenderte y amarte sin fronteras, para que te sumerjas en mi vida, mi alma y mi cuerpo… de la misma forma que hoy yo te pienso, recuerdo y acaricio, en la intimidad de mi infiel soledad y vacíos sin ecos… en esta… de ti, mi interminable locura sin remedio.


P-Car